You are using an outdated browser. For a faster, safer browsing experience, upgrade for free today.

La Posta del Chuy

La Antigua Posta del Chuy se ubica a 12 kilómetros de Melo, departamento de Cerro Largo. Era una antigua posada para viajeros que se desplazaban en diligencias entre Melo y Villa Artigas (hoy Río Branco).

Aquí se cobraba peaje por pasar por el puente sobre el arroyo Chuy del Tacuarí, siendo la primera Concesión de Obra Pública que se efectuó en el Uruguay.

Construido en 1855 por dos vascos franceses de apellido Etcheverry, canteros de profesión, el sólido edificio construido con piedras areniscas unidas sin argamasa, igual que el puente con troneras por el que se accede, por sus características es considerado una pieza arquitectónica única en Sudamérica.1 Actualmente se encuentra vedado el paso de vehículos sobre el puente.

Ha sido declarada Monumento Histórico Nacional. Uno de los impulsores de su restauración fue el historiador Horacio Arredondo.

La historia de su construcción puede leerse en el libro "Los árboles de piedra", del escritor Andrés Echevarría.

HISTORIA:
La Junta Administrativa de Cerro Largo firmó un contrato con Beltrán y Juan Etcheverry, (vasco-franceses) para construir el puente de piedra de la Posta del Chuy y otro sobre el arroyo Conventos. Los hermanos Etcheverry tenían gran experiencia como constructores de obras de esta índole ya que estaban terminando un puente en Arroyo Grande en Brasil.
Este, próximo a refaccionar, está a 12 kilómetros al este de la ciudad de Melo y a dos de la ruta 26, le perteneció a los vascos Etcheverry. Tiene casi 85 metros de largo y fue construido con piedra arenisca de la zona. Está formado por arcos escarzanos, sostenidos por pilares o tambores espaciados regularmente, lo que le da la característica de único en Uruguay. A su lado tiene la casona construida a través del sistema de concesión de obra pública, cuyo contrato obligó a la construcción del puente y cedía el derecho de cobrar peaje hasta 1917, año en que pasó a poder del Estado.
La construcción del puente sobre el arroyo Chuy fue largamente prorrogada. Además, tuvo muchas quejas sobre el alto costo de los peajes y el Estado realizó varios intentos de rescindir el contrato con los vascos. Pese a estos intentos, "el puente sobre el arroyo Chuy fue explotado por los Etchverry y sus descendientes hasta 1919", contó a El País el historiador Víctor Humberto Ganello. "La casona -muy concurrida sobre fines del siglo XIX- y el puente deben conservarse en buen estado", señalaron autoridades municipales. En el mismo lugar, hace 10 años fue construido un moderno salón de convenciones a partir del reciclaje de galpones de época, que complementa hoy la misma fachada en su infraestructura.
"Aquí las cosas parecen que transcurren despacio, en donde la naturaleza y el entorno cobran un papel importantísimo" dijo el vasco Azcarate
info@rufohermanos.com.uy